Ejercicio de expresión escrita de la unidad 27 del Curso de Español de Medicina y Salud.
Curso de Español de Medicina y Salud
Curso de Español de Medicina y Salud

Los trastornos de la afectividad


Curso de Español de Medicina y Salud Capítulo
Estudiante: | Tutor: | Centro docente:
MIS CURSOS > Curso de Español de Medicina y Salud > Los trastornos de la afectividad > Ejercicio de expresión escrita 27.3
Ejercicio

Ejercicio de expresión escrita 27.3

temas relacionadosAyuda para estudiantes
Instrucciones
Dentro de los trastornos afectivos, son muchos las autores que señalan entre ellos uno un tanto especial, el cual todos o casi todos los seres humanos padeceremos una o varias veces en nuestras vidas: el enamoramiento. Lea los siguientes párrafos sobre el asunto:

“En condiciones normales nada nos parece tan seguro y establecido como la sensación de nuestra mismidad, de nuestro propio yo. Este yo se nos presenta como algo independiente, unitario, bien demarcado frente a todo lo demás (…) por lo menos hacia el exterior, el yo parece mantener sus límites claros y precisos. Sólo los pierde en un estado que, si bien extraordinario, no puede ser tachado de patológico: en la culminación del enamoramiento amenaza esfumarse el límite entre el yo y el objeto. Contra todos los testimonios de sus sentidos, el enamorado afirma que yo y son uno, y está dispuesto a comportarse como si realmente fuese así”.

(Sigmund Freud, de “El malestar de la cultura y otros ensayos”)

“El amor de enamoramiento -que es, a mi juicio, el prototipo y cima de todos los erotismos- se caracteriza por contener, a la vez, estos dos ingredientes: el sentirse «encantado» por otro ser que nos produce «ilusión» íntegra y el sentirse absorbido por él hasta la raíz de nuestra persona, como si nos hubiera arrancado de nuestro propio fondo vital y viviésemos trasplantados a él, con nuestras raíces vitales en él. No es sino decir de otra manera esto último, agregar que el enamorado se siente entregado totalmente al que ama; donde no importa que la entrega corporal o espiritual se haya cumplido o no. Es más, cabe que la voluntad del enamorado logre impedir su propia entrega a quien ama en virtud de consideraciones reflexivas -decoro social, moral, dificultades de cualquier orden-. Lo esencial es que se sienta entregado al otro, cualquiera que sea la decisión de su voluntad. Y no hay en esto contradicción: porque la entrega radical no la hace él, sino que se efectúa en profundidades de la persona mucho más radicales que el plano de su voluntad. No es un querer entregarse: es un entregarse sin querer. Y dondequiera que la voluntad nos lleva, vamos irremediablemente entregados al ser amado, inclusive cuando nos lleva al otro extremo del mundo para apartarnos de é. Este caso extremo de disociación, de antagonismo entre la voluntad y el amor sirve para subrayar la peculiaridad de este último, y conviene ,además, contar con él porque es una complicación posible.”

(José Ortega y Gasset, de “Estudios sobre el amor”).

  • ¿Qué opinión le merecen las opiniones vertidas en los textos que acaba de leer?
  • ¿Está de acuerdo en que enamorarse es, en cierto modo, algo muy cercano a una patología?
  • Justifique sus respuestas con argumentos de carácter científico apoyándose en el texto de esta unidad didáctica, y ponga también ejemplos de su experiencia personal utilizando para ello verbos de sentimiento, emoción y reacción.


Esta página no se ha cargado completamente. Para visualizar el contenido de esta página hace falta estar matriculado y haber efectuado el 'login'.
Nombre de usuario (e-mail):
Contraseña:
¿Contraseña olvidada?

Ayuda si no consigue entrar en los cursos después de haber efectuado correctamente el 'login'.

Si usted no está matriculado puede efectuar la matrícula.

Temas relacionados con Los trastornos de la afectividad
Algunos de los siguientes enlaces pueden requerir estar matriculado en el curso correspondiente.
Curso de Español Comunicativo, capítulo. 6, Mi salud
Ejercicios de español interactivos

Curso de Español de Medicina y Salud Capítulo